Problemas-Coches-AutomovilesPresentamos aquí una lista con los problemas más frecuentes de los coches. Para ello tenemos en cuenta los síntomas que se presentan cuando un automóvil está descompuesto. Es importante que Ud. aprenda a interpretar los síntomas de su coche, ya que de esta manera podrá llevarlo al mecánico con una idea aproximada del desperfecto que sufre éste. Así Ud. podrá orientar al mecánico con su propio diagnóstico estimativo, lo cual agilizará el diagnóstico del profesional y permitirá que la reparación se realice en menor tiempo. Por otra parte, si Ud. demuestra tener conocimientos sobre lo que le sucede a su automóvil son menores las posibilidades de ser engañado.

Además de los conocimientos que Ud. y el mecánico tengan para interpretar síntomas y hacer diagnósticos, los autos computarizados presentan un método para señalar los problemas de un automóvil: OBD, “On Board Diagnostics” o diagnósticos en el tablero. La computadora del coche detecta problemas, los anuncia y también los codifica y los guarda en su memoria, de modo tal que más tarde los mecánicos, mediante los códigos almacenados pueden saber qué le sucede a un vehículo. El sistema OBD II ha sido perfeccionado y por ello mantiene las luces de advertencia cuando se encuentra un desperfecto hasta que éste se repara.

De todos modos, más allá de la ayuda que representa el sistema de diagnóstico de los autos computarizados, siempre es útil saber qué le sucede a un automóvil teniendo en cuenta sus síntomas, ya que muchos coches no cuentan con dicha ayuda tecnológica, y porque aún si cuentan con ella, es preciso entender de qué está hablando el mecánico, para conseguir una reparación de calidad y a un precio accesible. Estos son los problemas más frecuentes de los coches, según las áreas afectadas:

Problemas del motor

Si su coche presenta algunos de los siguientes síntomas, entonces probablemente se trate de un desperfecto en el motor. Recomendamos llevar rápidamente el automóvil a un mecánico de confianza para evitar que el motor sufra daños mayores, ya que esto supone costos realmente elevados de reparación. Las señales de problemas en el motor son:

Sale humo negro, blanco o azul del caño de escape mientras Ud. está manejando.

El motor se ahoga cuando Ud. acelera, disminuye la velocidad o cuando maneja.

El motor tiene poca fuerza en calles y/o zonas con elevaciones.

El motor hace un ruido metálico en calles y/o en zonas con elevaciones.

El motor hacer un chirrido fuerte mientras funciona.

El motor hace un ruido fuerte al aumentar la velocidad del coche.

Sale mal olor del automóvil.

El motor hace explosiones mediante el caño de escape mientras Ud. conduce.

Cuando Ud. acelera y/o disminuye la velocidad el vehículo se sacude.

El motor sigue funcionando un poco luego de ser apagado.

Problemas del sistema refrigerante

Si su automóvil recalienta probablemente haya un desperfecto en el sistema refrigerante. Puede suceder que haga falta añadir nuevo líquido refrigerante, que sea necesario sellar correctamente el radiador o que haya que ajustar sus mangueras para evitar pérdidas, o que haya que cambiar el radiador en su totalidad. Ud. puede intentar agregar líquido refrigerante y observar si se resuelve el problema. Si éste no se soluciona así, debe llevar su automóvil a un mecánico, ya que una falla en el sistema refrigerante puede provocar severos daños en el motor.

Problemas del sistema de encendido y del sistema de ignición

Puede suceder que su coche no encienda o que encienda con inconvenientes. Antes de desesperarse, tenga en cuenta los siguientes síntomas para definir si se trata de un problema del sistema de encendido:

El coche no enciende y no hay ningún sonido cuando Ud. intenta arrancarlo.

El coche no enciende y hay un sonido de algo que está girando cuando Ud. quiere arrancarlo.

El coche no enciende y Ud. oye un chirrido cuando quiere encenderlo.

El coche no enciende y el motor hace explosiones o resoplidos cuando Ud. quiere encenderlo.

El coche no enciende cuando el motor está o muy frío o muy caliente.

El automóvil enciende pero el motor funciona muy lentamente hasta arrancar correctamente.

El vehículo enciende pero sale humo negro, blanco o azul del caño de escape al principio.

El automóvil enciende pero el motor chisporrotea o hace explosiones cuando quiere arrancar.

El coche enciende pero después se apaga.

Son múltiples las razones por las cuales su coche puede presentar estos síntomas. Por ejemplo, si el motor no arranca es posible que la batería esté descargada y que haya que recargarla. Puede haber un problema con el motor de arranque o con el sistema de ignición. Si el motor arranca pero luego se apaga, el inconveniente no está ni en la batería ni en el motor de arranque. En el mejor de los casos puede tratarse de simple falta de combustible. O puede suceder que no se generen las chispas necesarias para la combustión o que se generen muy débilmente. Si al encender el automóvil Ud. no oye la bomba de combustible, es posible que ésta funcione mal impidiendo el correcto encendido. Dada la amplia gama de posibilidades lo ideal es, ante estos signos, llevar el coche a un buen taller mecánico que pueda inspeccionarlo punto por punto para poder determinar con exactitud el problema que presenta.

Problemas en el sistema de carga

Muchas veces los problemas de encendido tienen que ver con desperfectos en el sistema de carga. Un motor puede no encender debido a que la batería está descargada. Y ésta puede estar descargada porque el alternador, que debe cargarla, está fallando: es posible que la correa del alternador que lo une al motor y lo hace funcionar esté rota. También es posible que una batería esté descargada porque las luces, alimentadas por ella, quedaron prendidas por mucho tiempo. Una batería se puede recargar utilizando un cargador para dicho fin. O puede suceder que una batería ya esté vieja y deba ser reemplazada por una nueva. Recordemos que si el problema está en el alternador, además de descargarse la batería (con los inconvenientes que eso provoca) el motor no tendrá corriente para seguir andando.

Es conveniente dejar que sólo un mecánico profesional manipule y observe una batería, dado que sus componentes son realmente tóxicos y pueden producir daños importantes en las personas.

Problemas de transmisión

El sistema de transmisión, encargado de transmitir la potencia creada por el motor a las ruedas y de regular las distintas velocidades puede presentar desperfectos de distinta índole. En algunos casos son problemas sencillos que se pueden solucionar fácil y rápidamente, pero en otros casos son problemas que requieren una revisión completa o hasta el reemplazo de la transmisión en su totalidad.

Algunos de los signos de desperfectos en la transmisión manual son:

Ud. oye un chirrido al elegir un determinado cambio o al poner cualquier cambio.

Ud. oye pequeños estallidos cuando pone primera o cuando pone segunda, tercera marcha o más.

Ud. oye pequeños estallidos cuando hace marcha reversa.

El pedal del embrague está bajo mientras Ud. maneja y no lo pisa.

El pedal del embrague hace ruido al ser pisado o soltado.

El motor enciende pero los cambios no funcionan.


En el caso de la transmisión automática, algunos síntomas que señalan desperfectos son:

El movimiento inicial se produce lentamente o con retraso.

Los cambios se realizan muy rápido, muy lento o en forma poco suave.

Los cambios se realizan erráticamente.

Ud. escucha un ruido desde la transmisión al conducir.

El motor arranca pero los cambios marcados en el selector no funcionan.

Estos problemas pueden deberse a distintos factores. En el caso de la transmisión manual, es probable que el desperfecto se deba a un embrague gastado que debe ser reemplazado o a un inconveniente con el pedal de embrague. También es posible que los problemas en este sistema se deban a una pérdida de líquido de la transmisión, problema de fácil reparación, mediante un nuevo sellado (si la transmisión no se dañó por la falta de tal fluido). También es probable que el sistema de cambios se haya desconectado. En el caso de los sistemas computarizados de transmisión puede suceder que los cambios no se hagan correctamente debido a una falla en los sensores o por un problema de conexión que obstaculiza las órdenes de la computadora a la transmisión. Estos inconvenientes se pueden solucionar sin tener que revisar toda la transmisión.

Si la parte que se debe reemplazar o reparar no es fácilmente accesible (esto varía según la transmisión de cada coche) o si no se puede detectar el problema, el mecánico deberá sacar el sistema de transmisión del automóvil para desarmarlo, revisarlo por completo y hacer las reparaciones o reemplazos necesarios. Este tipo de reparación suele tener costos elevados. Por otra parte, no es recomendable cambiar una transmisión por otra nueva o usada, dado que el sistema de transmisión es específico según cada marca, modelo de auto, tipo de motor, etc.

Problemas en los frenos

Ante cualquier desperfecto de su sistema de frenos es fundamental que Ud. lleve de inmediato su automóvil al mecánico, dado que de lo contrario su vida y la de los demás corren peligro. Apuntamos algunos de los síntomas más comunes de los problemas en los frenos, relacionados con el líquido de frenos, los discos y el rotor. De todos modos, si Ud. siente cualquier otra irregularidad al frenar, no dude en consultar con un mecánico profesional, que podrá hacer el diagnóstico exacto. En caso de que al pisar el pedal de freno Ud. lo sienta esponjoso el problema radica en el líquido de frenos, que puede contener burbujas de aire, reduciendo su capacidad para detener un coche. Si no puede frenar bien puede deberse a que el líquido de freno es viejo o a una pérdida de éste. Debe cambiarse regularmente, ya que si no se reduce la capacidad de freno notablemente.

Si el volante de su coche o éste en su totalidad vibran al frenar o si el automóvil se tuerce hacia un lado cuando se pisa el freno, entonces probablemente haya un inconveniente con el rotor de una o más ruedas. El rotor se desgasta con el uso y la fricción de los discos. En dicha situación es preciso pulirlo (no demasiado, porque de lo contrario no tolera el calor al frenar) o cambiarlo por uno nuevo. Por otra parte, si Ud. oye un chirrido cada vez que frena es probable que tenga que cambiar los discos o pulir el rotor. Cuando la cubierta de los discos (puede ser de silicona) se gasta con el uso el metal de los discos hace fricción directa con el metal del rotor, produciendo un ruido muy molesto. Lo mismo sucede si los discos están sucios. Muchas veces los frenos hacen ruido sin tener ningún problema, debido a la fricción normal requerida para detener un vehículo. De todos modos, se recomienda siempre consultar con un mecánico si hay dudas con respecto a los frenos.

Problemas de alineación y de balance

Ud. puede identificar problemas de alineación si sus neumáticos se gastan muy rápido, si están gastados de forma irregular o si su coche no anda en línea recta sino que se mueve hacia la izquierda o la derecha. Será preciso en estos casos controlar que haya aire suficiente en los neumáticos. Si el problema persiste el mecánico deberá realizar la alineación de las ruedas (ajustarlas y enderezar su posición), ya que puede suceder que éstas estén torcidas hacia adentro o hacia fuera, provocando un andar irregular. En caso de que el volante o el asiento de conducir vibren mientras el auto funciona Ud. puede estar frente a un problema de balance de las ruedas. Será necesario balancear los neumáticos, es decir, distribuir su peso regularmente, rotándolos.

Visita nuestras páginas amigas

http://www.electronic-repair-shop.com

repair shops

electronic repair shop

shop repair
electronic mechanics

Vínculos

Logo design by Log Technology